h1

Blendi

24 agosto 2009

Suele pasar, cuando rememoras algunos -para ti- incunables de tu infancia, que determinados detalles que creías tú generalizados y comunes para la inmensa mayoría de tus coetáneos, son en realidad fragmentos de recuerdos de ámbito particular, local, circunscritos al pequeño círculo de tus íntimos y familiares. Sucede así con el -para mi- mítico dentífrico Blendi, pasta infantil de higiene bucal, olvidado o descoñescido por muchos a los que he consultado, que yo descubrí por primera vez junto a los cepillos en el vaso de enjuagar de mi primo Santi, pervirtiendo la monótona sobriedad del único y trino Licor del Polo habitual que hube conocido hasta entonces.

Biba's in da house

Biba's in da house


Con un envoltorio de cartón de diseño erótico-festivo, salpicado de viñetas de comic protagonizadas por un horroroso castor aún más deficientemente ilustrado que el polimorfo Cobi, el mayor atractivo de Blendi residía fundamentalment en su maravilloso sabor a fresa achiclada, idéntico a si te lavases los piñones con pasta de Palotes derretidos. Recuerdo, salivando por los poros cual perro de aguas de Pavlov, cada fin de semana primaveral que pasábamos en comanda con mis tíos, allá por la Sierra de Guadarrama, en los que los domingos, tras el último turno de baño, lucía el tubo de Blendi literalmente ordeñado, estrujado a conciencia, adherido el contenido a mis paredes estomacales y a las de mi hermano, que devorábamos a pachas. Revisando a día de hoy ciertos conceptos medicinales, no me cabe duda que, aquel empalagoso pastizal de dientes color rosa, no sólo no debía de ser sano sino que, a buen seguro, debía provocarte unas caries como los túneles de la M-30. Algo así como la marca de dentífrico que te recetaría el sádico y maléfico único dentista entre diez que no te recomienda masticar chicle sin azúcar. Hasta una vez lo untamos sobre pan a falta de Nocilla, tan delicioso llegaba a parecernos su sabor.

Las cutrehistorietas publicitarias del superhéroe Biba Blendi, que así se llamaba el castor con gorra rapper e impolutos incisivos que, en su versión actualizada, sigue ejerciendo de logotipo junto a las letras arco-iris, eran lo más pobre, rancio y rupestre que diseñador alguno pudo dibujar, sólo a la altura, si acaso -por su colorido esquizofrénico y su sin par simpleza argumentativa- de la legendaria Gorda de las Galaxias. Tan y tan Q-3, insisto, que convencido estaba de que la Blendi debía ser por fuerza española, auspiciada por Alcampo, PRYCA, Continente o alguna de estas superficies gabachas que confian al fabricante nacional las producciones de más infame coste, pero NO. Cágate lorito que resulta que la pasta de dientes Blendi de BLENDAX era y es alemana, del valle del Rhin, y aún subsiste en pleno albor del segundo decenio secular bajo el protectorado de la descomunal Procter&Gamble, modernizado el jodido mamífero roedor con un toque gangsta, luciendo tóO sHul0 la gorrilla al revés. Que toda esta sarta de nimiedades comerciales, no les quepa duda, las he extraído de Sir Google, a quien jamás agradeceré en suficiencia los orgasmos para con el frikismo pervertido que caracteriza a éste, su infiel articulista, que rescata entre caudalosas eyaculaciones, del Flickr de algún degenerado alma gemela y para todos ustedes, uno de los psicodélicos anuncios citados, que bien merecen el post.

Blendi, the TBO

Reciban un muy cordial saludo y tengan todos buenas noches.

Anuncios

11 comentarios

  1. De no haber sido porque en el seno de mi familia la higiene bucal siempre fue considerada como algo opcional, yo también recordaría la pasta dentrífica Blendi.

    Y posiblemente me habría decantado por el Licor del Polo, tras ganarse mi desprecio la deleznable mascota de desaforados incisivos.

    Un saludo.


  2. ¿Otra mierda de articulo?,eres un jodido casposo pedante degenerado y encima admirador del bochornoso y zoofílico subgenero furry,la puta madre mestiza que te parió maldito hijo de perra.
    ¿Eres gallego?,gallego de mierda tenias que ser,atajo de vagos,paletos y ridiculos aldeanos subnormales.

    Este blog es una mierda,sus articulos son una mierda y tu eres una puta mierda,pon algo tragabale perro usurero,con poco sera mucho mejor que estas cagadas de niñatos empanados.

    Ahora vas de “friki” cuando nos pones a parir,HIJO DE PUTA,tontuzo,payaso,pijo,sionista,heil hitler,todo el mundo blanco/rubio/ojos azules o a la hoguera…


  3. ¿Cómo puede existir gente que de el visto bueno a los posts infantiloides-mongoloides de este subnormal?,sois un atajo de mierdas enlatas en formol con cucarachas podridas dentro.
    El que hable bien de MAIK-omepollas es subnormal.

    Comienza el juego…


  4. Se puede ser más enfermo, pero no más deficiente. Relean con atención las madres futuribles el mensaje sobre mi cabeza, el mezclar fluidos mamarios con matarratas industrial durante el período de lactancia, provoca irreversibles consecuencias como las que ejemplifica aquí este simpatiquísimo ultraloser.

    Saludetes e bos días meus fillinhos.


  5. A mi me gustaba la de fresa de Licor del Polo.

    Maik, no sé si conociste o recuerdas, aquellas pequeñas bolsitas de aseo, típicas en el colegio.
    Eran neceseres que llevaban una toallita, un espejo, un cepillo, un jaboncito en su jabonera, un cepillo de dientes y un dentífrico de fresa.
    Las había de diversos motivos; Tarta de fresa, Miel y Limón, Los Pitufos, Hello Kitty, Candy Candy, y había una de un gato que no era Garfield.
    Cada Septiembre, era novedad estrenar una bolsita nueva, y levantaban más expectación que el estuche estrecho de dos plantas de la Barbie.
    Pues bien, en todas ellas había pequeños tubos de dentífrico de fresa, el cual devorábamos en el patio, y finalmente los padres reemplazaban por el de fresa de Licor del Polo.

    Con el tiempo, esos neceseres fueron desapareciendo, aunque a día de hoy, es rara la casa que se dedica a la higiene bucal y no tenga un set de viaje o pequeña bolsita con un cepillo, un par de enjuagues bucales y un dentífrico.

    Maik, me consta que muchas de las personas que teníamos neceseres de aquellos, a día de hoy llevamos pequeñas bolsitas o set de alguna casa de higiene bucodental, aunque es cierto que hemos cambiado la toallita, el cepillo, el jabón, y el espejo, por un par de condones y una tableta de paracetamol, aunque ahí siguen el cepillo de dientes y el dentífrico, acompañados por los enjuagues.

    Buenos días 🙂

    Lucky


  6. Ay! Me suena… me suena mucho pero no recuerdo si la use yo o se la he visto a mis sobrinos.


  7. ¿No tendrás ese tebeito de Blendi un poco más grande, verdad?

    ¡Qué recuerdos, pardiez!


  8. En el propio post tiene el enlace a una frikhistorieta de las del amigo castor en tamaño original, pero en HÚNGARO, en español el retazo de mayor resolución es ése.


  9. yo salí en el comercial para la TV de blendi chicle. si lo logro subir a youtube te paso el link, ya lo pasé de betamax a dvd, que es un paso… mandame tu mail al mail q escribí acá si lo quieres. saludos


  10. Me da que es Vd. argentina o de tierras parejas lejanas, aquí ni chicles ni historias relacionadas con el Blendi las vivimos, se lo advierto. Pero será un placer que lo comparta conmigo, muchas gracias.

    jaimitoynadamas@hotmail.com

    Un saludo desde este blog abandonado.

    P.D.: ha escrito “quieres” en vez de “querés”, se lo digo yo, que sé idiomas.


  11. Menudas broncas me he llevado yo por comerme el blendi… El fluor que nos daban los viernes en el cole y blendi eran de lo mas adictivo



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: